lunes, 6 de junio de 2022

TODO Y NADA

 

Tanto cielo, tantas estrellas, tantos atardeceres, tantas luces de colores, tantos reflejos plateados, tantas horas, tanto tiempo, tantos mundos distintos y distantes, tantos puentes, tantos arribos, tantas llegadas, tanta agua… Tantas historias, tantas palabras, tantos números, tanto todo y tanto nada.

Mis ojos solo pudieron ver el agua, ni el cielo ni la tierra, solo el agua; en mi cuerpo vibró el asfalto, en mis labios, el néctar de tus labios. Mi alma se llenó de inspiración, mi mente de palabras…

En mis venas se inyectó la tinta, en mi nariz, por siempre tu aroma, en mi piel, tu piel; en mi cuerpo penetró la nada. En mi corazón entró el amor. En mi alma, los recuerdos para siempre. En mi vida, la soledad. Gracias a vos y a vos que en este 2021 pudieron darme todo y darme nada…  

 

“Todo lo que inspira también guía y protege”.

                                                                                                   Star

DESENCANTO DE NO-DAS-AMOR

 

Te había escrito un relato, luego otro. Estuve trabajando en ellos para regalártelos… Tenía ganas de verte, de caminar por el costado del dique, de conversar, de que me detuvieras y me agarraras de la cintura para darme un beso. Tenía ganas de verte... Tantas fotos, el atardecer, las flores en el césped, el calendario, los relojes, el muelle, el agua, los cielos, las nubes, ¿para qué? ¿Solo para decirme que tu prioridad es tu cuerpo? ¿Así es como se hace literatura en la pasión? Hacer literatura en la cama no creo ni quiero que sea así, imagino que puede serlo de otra manera, tal vez sea una manera que en algún momento aprenderé. Tal vez solo sea poder escribirlo, qué va. A veces las cosas más sencillas son las más verdaderas.

Te había escrito acerca de las estrellas. Estuve durante la madrugada pensando en vos. Tenía ganas de enamorarme, podría haber sido posible, simple… Mi corazón ya no está más roto, ahora sabe lo que quiere. Tenía ganas de ir hasta tu muelle, de ver las mismas puestas de sol, de caminar por ese pasto lleno de monedas de oro… Tenía ganas de verte… Tenía tantas ganas de que me pasaras a buscar, de bajar y de que me dijeras palabras lindas que endulzaran mis oídos…

De pronto, el destino se interpuso y cambió los planes. Vos ya no tenías ganas de verme si no era para descargar tu hiel, para tener mi piel, mi cuerpo, no mi alma ni mi corazón. Y ese juego de entregarle mi cuerpo al diablo yo ya no lo juego más…

Otra vez la pausa, la detención, el hielo. De nuevo, otra vez...

Desencanto de tenerte, de conocerte, de mirarte, de verte. Desencanto de todo lo que decías que dabas, que tenías, desencanto de vos. Desencanto de tu no-das-amor.

 

                                                                                     “La vida no te dice nada,

                                                                                                   te enseña todo”.

                                                                                     Star

                                                                                              

DESPEDIDA

Fuiste una noche de luna llena vibrando por el pavimento, el “muso” de muchos relatos, un regreso breve al hogar, un recuerdo que nunca podré olvidar, un mundo diferente dentro de este mundo tan cruel; un puente que logré cruzar, reflejos oscuros que me iluminaron, sombras de luces que me oscurecieron.

Fuiste un reflejo de muchos colores, un respiro en el encierro, mi imagen en el espejo.

Fuiste las palabras de mi abuela, el recuerdo de mi padre, la combinación perfecta de la caja de mis tesoros.

Fuiste el aroma a laurel, a limón, a río, a pavimento. Fuiste esos ojos, esos labios, esa cara, ese cuerpo, esa mirada, ese abrazo, y esa piel que siempre quedará en el adn de mi memoria…

 

ENCONTRAR (TE)

Esta noche te encontré mirándome, tus ojos llenos de deseo y los míos llenos de ganas…

Esta noche te encontré, una vez más, con tu piel sedienta de caricias, tus labios colmados de besos, tu cuerpo convertido en agua, tu pelo gris plateado, tu frente tibia.

Esta noche te encontré dormido y te di todos los besos que no te había dado desde que te vi por primera vez. Sí, te besé, me gustaba que estuvieras dormido, que tus labios quietos recibieran a los míos; pensé que de alguna manera así iban a quedar hechizados por los míos; una idea loca, pero más loca hubiera sido si no te besaba, si yo también me dormía...

Besé tus labios muchas veces, en silencio, luego la punta de tu nariz, volví a tus labios de miel… Cuando me desperté tenía mis labios apoyados en los tuyos…  

Esta mañana al despertar volví a besarte, allí estabas dispuesto a recibirlos y a guardarlos en tu piel, en la memoria de mi piel… Al besarte encontré un pequeño lunar en tu cuello, unos pezones sensibles, las líneas en diagonal de tu cara, los surcos de las axilas, tu mentón apenas marcado…

Te di todos los besos que quería darte, esos besos que tengo ganas de darte cuando pasan días sin verte…

Ahora tengo la leve sensación de que calmé a tu piel con mis caricias, a tu cuerpo con mis besos…, de que me llené de vos hasta que nos volvamos a encontrar…

 

                                                                                                                                “Somos todos.

Libres.

De hacer.

Lo que.

Nos.

Place”.

Star

MEZCLA-DOS

El sonido de la comida hirviendo, el aroma del laurel me trajeron esos recuerdos… de tiempos pasados en la cocina de la casa de mi abuela…             

Y allí estábamos, una vez más, en el mismo momento y lugar. Aroma a laurel, a orégano… Tus besos en todo mi cuerpo, tus manos dándome, tu cuerpo vibrando, el mío renaciendo…

Las luces de colores llegaban a cada poro de nuestra piel, iluminaban tus ojos, tu corazón. Los reflejos verdes como flechas se metieron en mi piel, me retuvieron, me apretaron, no me dejaron mover… Luego llegó el humo blanco que me dejó en una niebla lívida.

De pronto apareció tu sonrisa, tu cuerpo moviéndose al son de los tambores, y fue en ese instante en el que sentí que ya no formaba parte ni de tu mundo ni del mío; ahora estaba en un mundo de luces psicodélicas que bailaban en armonía con la música, en un mundo donde se empezaban a mezclar el aroma a comida con el de los besos dulces, la piel salada.

Las luces de colores llenaban todo, la música de los timbales vibraba en mi cuerpo, el humo no me dejaba ver el camino, el reloj detenido en esa noche infinita.

Y de pronto vos y yo, frente a frente, mirándonos a los ojos con deseo, acercándonos, tocándonos, sintiéndonos, besándonos, encontrando una nueva forma de renacer…

 

“Recuerda que este mundo no es real.

Es el recinto de las apariencias

donde intentas ganar a lo que simula ser

con tu conocimiento de lo que realmente es”.


Star  

ESTRELLAS

Luces color ocre y blanco se reflejan en el agua del dique. Parecen columnas que tiemblan en el agua, caminos que se cruzan, líneas que se mueven para todos lados.

Parecen estrellas que brillan en la superficie del agua, en el cielo y en el aire, que aparecen y desaparecen con su luz… en líneas rectas, verticales o diagonales.

Y allí están, detrás tuyo, en un arco dorado hecho de estrellas que iluminan tu noche, mi noche, nuestra noche. Al ritmo de su propia melodía se encienden y apagan, algunas con más intensidad que otras. Calmas, serenas; intermitentes, huidizas, en complicidad con las estrellas que brillan en el agua.

De pronto, las del arco comienzan a cambiar de color, ahora también hay azules, amarillas, rojas, violetas, naranjas…

Me acerco hasta vos, quiero que el arco nos ilumine los sueños. Una estrella naranja se enciende con más intensidad por sobre las demás cuando me aferrás por la cintura y nos ponemos frente a frente… Parece titilar, ¿se irá a apagar, a prender o volverá a como estaba antes?

Te acercás un poco más a mí, me das un beso en la mejilla, muero de ganas de que me comas la boca, estoy así desde que soñaste con mirar el mar, los globos de luz sobre el agua, el café en el cuarto. Voy a confesarte que en ese momento sentí el vértigo de levantarme de la silla e ir hacia vos a besarte los labios como si me arrojara al vacío.

Te alejás un poco de mí, me mirás, te volvés a acercar, nuestros cuerpos se rozan. Quisiera que el tiempo se detuviera ahora mismo, no me animo a besarte, me muero de ganas, quiero no solo que me beses sino que me saques toda la ropa y que aprendamos a hacer literatura con nuestros cuerpos, ¿cómo se hace para llevar las palabras, las imágenes, toda esta inspiración mental a cada parte de nuestra piel?

No escucho el murmullo del dique ni veo las estrellas en el agua, solo estoy en tu mirada, dejándome llevar por tu sonrisa…, empezando a conocerla. Acaricio tu pelo plateado y negro, miro tus labios finos… En ese estar de sonrisas brillantes me das un beso, siento tus labios tibios en los míos, tu lengua puntiaguda penetra mis temores.

Queremos más besos, más lengua, más huesos, más piel, más miradas, más todo. De pronto tu reloj se detiene, y allí quedamos suspendidos en esta noche que seguirá llena de estrellas hasta que las encuentre el amanecer…

 

Star

DICIEMBRE

Te detuviste a mirar ese atardecer rosado. O solo bajaste del auto por un rato, tal vez querías disfrutar de la quietud del campo de esa tarde de diciembre, con las montañas de fondo… Tal vez querías saber qué te estaba pasando, qué le ibas a decir cuando la vieras… Sabías que ella iba a estar esperando, habías prometido que estarías en el muelle cuando saliera la primera estrella…

Números que se suceden, unos tras otros, arremolinados en el viento cálido que trae el verano.

Números que no saben lo que podrá pasar, inocentes de los días que están por venir.

Números que sí saben lo que va a pasar, culpables de algunos recuerdos de ese calendario.

Números que al sumarlos dan otros números, cada cual con un significado, una forma, un color.

Números mezclados con letras que se si pudieran moldear algunos, también parecerían números… Números que nos marcaron, que nos dan cita, que nos llegan por sorpresa, que traen algún mensaje, que nos dicen todo o no nos dicen nada.

En línea recta, vertical, diagonal, sellan el peso y el paso del tiempo, de los días y de las semanas, construyen historias, las desarman. En el calendario se ven tan acomodados, tan prolijos… Si se pudiera poner el 31 en el 11, el 24 en el 5, el 10 en el 18, el 8 en el 12... ¿O mejor sería mezclarlos desde el 1 al 31 y que queden todos desordenados?

Ahora podés oler el aire del campo, respirarlo, escuchar el canto de los pájaros, mirar las montañas, buscarle forma a las nubes, disfrutar del atardecer de ese día de diciembre; observar el camino que hay por delante, volver a mirar los números, acomodarlos, desacomodarlos como se te dé la puta gana.

Ahora el tiempo ya no es tuyo, ni los días, ni las semanas, ya ni siquiera son tuyos los números; tampoco lo es ese campo que dejaste atrás. Ya no es tuya tu piel ni tu corazón ni tu alma… Solamente son tuyas las ganas que tenés de ir por ese camino, en el auto, a toda velocidad, con los pelos al viento, la música a todo volumen, cantando la canción que más te gusta. Solamente son tuyas las ganas de llegar al muelle para agarrar delicadamente sus manos, mirarla a los ojos y decirle una sola palabra: “Llegué”.


“Se puede vivir una larga vida sin aprender nada.

Se puede durar sobre la tierra sin agregar ni cambiar

una pincelada del paisaje”.


Star

TODO Y NADA

  Tanto cielo, tantas estrellas, tantos atardeceres, tantas luces de colores, tantos reflejos plateados, tantas horas, tanto tiempo, tantos ...